Caso 1. Replicar una idea de negocio

Si has llegado hasta aquí es porque

  • Tienes talante emprendedor o estás dispuesto a descubrir si lo tienes.
  • Estás decidido/a y comprometido a montar un micronegocio.
  • Sabes que los negocios necesitan tiempo para su desarrollo. Tiempo para que le des forma a tu producto, crees un proceso de trabajo y tengas clientes.
  • Estás dispuesto/a a emprender porque quieres obtener las herramientas que el mercado laboral demanda de la forma más rápida y eficaz.

    Ha llegado el momento de emprender y la primera pregunta que te harás es: ¿Qué negocio monto?
    Ante esta pregunta nos encontramos con tres situaciones tipo.
  • Caso 1. Voy a replicar una idea de negocio.
  • Caso 2. Tengo una idea de negocio.
  • Caso 3. No tengo idea de negocio.

    ¡Empezamos con la primera opción!

Si aprendes mejor leyendo, aquí tienes la transcripción del video:


Esta es la vía por la que la mayoría de los empleados entra por primera vez en el mundo de los negocios propios. Has trabajado en una empresa, has visto los ingresos que genera, sabes cómo funciona y decides replicar el modelo. Aplica para los modelos tradicionales y los modelos online.

Ventajas de esta opción

  • Conoces lo procesos de funcionamiento del negocio que vas a empezar.
    Esto significa que puedes ponerlo en marcha sin tener que prepararte, empezar a estudiar o adquirir nuevos conocimiento y herramientas. Conocer lo procesos te facilita mucho el arrancar y así te puedes centrar en la captación de clientes que es lo más importante de todo negocio.
  • Tienes contacto con proveedores, lo que te permite acceder a precios competitivos.
    A lo largo de tus años de trabajo has tenido la oportunidad de conocer a los mejores proveedores, sabes qué precios manejan, como es el servicio…estos conocimientos te ahorran dinero, tiempo y errores, por eso es una gran ventaja de esta opción-
  • Parte de la cartera de clientes de tus antiguos jefes puede pasar a ser la tuya.
    Quizás esta opción no te parezca muy adecuada, pero es muy común que algunos de los clientes que conocías en tu antiguo empleo pasen a formar parte de tu cartera de clientes ahora que te has independizado. Claro, que eso solo lo conseguirás si ofreces algo de valor que supere la oferta que estos clientes tenían antes.
  • Otra ventaja es que tienes contactos en el sector que pueden facilitarte la resolución de problemas. Siempre tendrás un número de teléfono al que acudir o un prescriptor que recomiende tu trabajo.
  • Conoces los costos y los precios del producto/servicio en el sector.
    Sabes lo que se cobra, cómo se cobra y puedes estimar, más o menos, las ganancias por cada venta o por cada contrato. Ya vas sobre seguro con tu plan de viabilidad económica.
  • Conoces los problemas básicos a los que se enfrenta el negocio día a día.
    Si has ejercido de asesor/a, mecánico, diseñador/a… en una empresa durante varios años ya conoces los principales problemas que te puedes encontrar desde fallos técnicos, impagos, quejas, tipos de cliente…. Este conocimiento vale su peso en oro porque te permite establecer protocolos y prevenir problemas.

Replicar una idea de negocio es la forma más segura de entrar en el mundo del emprendimiento, pero también tiene sus desventajas. Vamos a conocerlas:

  • El Dinero:

Si eras un empleado significa que la empresa en la que trabajabas ya había crecido lo suficiente para contratar trabajadores. El modelo que vas a replicar es un modelo con un nivel de crecimiento que tú no puedes emular. Si vas a emularlo hará falta mucho dinero, en la inversión inicial. Dinero destinado a productos, a publicidad, el alquiler de espacio, material de trabajo y herramientas. Es poco probable que puedas hacer una inversión que te ponga al nivel de tu antiguo empleo. Ten esto en cuenta porque tu nivel de beneficios y clientes no será el mismo de la empresa en la que trabajabas.

  • Competencia:

El negocio que vas a montar tiene ya un nivel de competencia alto. Son muchos los empleados y empleadas, que como tú, han visto las posibilidades de réplica del negocio y se han embarcado en la aventura emprendedora. Además de nuevos emprendedores replicando estos modelos ya conocidos hay numerosas empresas con experiencia en ese mismo sector. Todo esto quiere decir que te encontrarás con una barrera de entrada a la hora de conseguir nuevos clientes.

Llegar al cliente te costará más, que a las empresas que ya están asentadas y cuentan con la confianza del sector, gracias a sus años de experiencias y al efecto del boca a oreja.
 

  • Diferenciación:

Para diferenciarte de la competencia debes ofrecer algo nuevo dentro de tu oferta, y esto puede ser lo más difícil de conseguir. Si no ofreces algo distinto los clientes apostarán por las empresas con más trayectoria o las que parezcan más profesionales. El componente innovador será uno de tus grandes retos. Y recuerda que no puedes competir por precio, esto solo lo pueden hacer las grandes, grandes empresas gracias a la producción masiva. Competir por precio también es algo que pueden hacer las empresas tecnológicas que tienen como cliente al mundo entero. Si vas a replicar un negocio y no puedes competir por precio, solo puedes hacerte diferente. A esto se le llama en el emprendimiento Propuesta de Valor.

  • Vamos con la siguiente desventaja: Dirección:

Haber trabajado en una empresa te ha dado conocimientos a nivel experto en el área de trabajo en el que te desempeñabas, pero eso no significa que tengas conocimientos sobre el manejo de una empresa. El dueño de una empresa debe saber cómo funciona y tener protocolos de actuación para: proveedores, ventas, administración y contabilidad, logística, captación de clientes…

Este es un error muy común entre quienes han sido jefes de departamento en una empresa. Dirigir un departamento te da herramientas de gestión en un área, pero no los conocimientos necesarios para dirigir una empresa. Esta será una lección dura que aprender. Aquí la humildad y el buscar consejo de personas expertas te puede ahorrar mucho dinero y muchos dolores de cabeza.

  • Y como última desventaja de este modelo de emprendimiento: Lo Tradicional:

Es muy probable que el negocio que vas a replicar pertenezca al sector de la economía tradicional, al autoempleo. Es probable que sea un negocio con un punto de venta física lo que además de incrementar tu inversión inicial te aleja de uno de los requisitos básicos para que un emprendedor amateur no falle, probar y testar un negocio con baja inversión. Si vas a replicar un negocio en el que eras empleado/a posiblemente es una idea de negocio que lleva en el mercado más de 20 años, y esto condiciona toda la puesta en marcha. Los negocios tradicionales están amenazados por las grandes empresas, los corporativos y la tecnología.

Una aclaración antes de terminar:
Si vas a replicar un negocio con base tecnológica algunas de estas desventajas no se aplicarán para ti. Además, estas desventajas pueden ser un motivo de inspiración para que repliques un negocio, pero con una propuesta de valor diferente.

Si quieres aprender un poco más sobre propuestas de valor, creatividad e ideación te recomendamos que explores los diferentes cursos que sobre estos tema, tienes en la Academia.

Ahora vamos al siguiente caso. ¿Vas a emprender con una idea de negocio original?