Caso 3. No tengo una idea de negocio.

Sabes que quieres montar un negocio pero no puedes decidirte, sinceramente, por ninguno. Tienes una idea diferente cada semana pero no te decides a llevar ninguna a cabo porque no te convencen o, realmente, no sabes por dónde empezar. 


No tener una idea de negocio y querer emprender puede parecer la peor de las situaciones y, sin embargo, es una de las más ventajosas. ¿Por qué?

  • Estás abierto/a a sugerencias y a probar cosas nuevas, por lo que no tienes limites y puedes introducirte en cualquier mercado.
  • Además puedes crear cualquier tipo de producto o de servicio porque no tienes ninguna idea preconcebida sobre cómo debería ser. Puedes crear lo que quieras, bajo tus propias normas, ¿Qué quieres darle un toque de excursionista a una agencia de contactos?¿Quieres ofrecer un servicio de fisioterapia que incluya formación presencial? Puedes hacer y crear el modelo que quieras.
  • Si estás dentro de esta opción significa que eres una persona adaptable y eso te permite ver el mercado con otros ojos y detectar ideas de negocio con mucho potencial.
  • Como no tienes ideas preconcebidas puedes estudiar el mercado y entrar en negocios con una menor competitividad o con una ejecución más fácil porque no tienes que ajustarte a ninguna idea concreta.

    No tener una idea de negocio es la opción más rápida para convertirte en un emprendedor porque entras en este mundo para hacer negocios y no para llevar una idea de la que estás enamorado al mercado. Decidirás con la cabeza y no con el corazón, acabas de matar al emprendedor emocional que tantas veces conduce al fracaso.

Vamos ahora a conocer las desventajas de este tipo de emprendimiento:

  • Es posible que si eliges una idea de negocio sólo por su rentabilidad, es decir, porque parece tener ingresos seguros y rápidos, y no te gusta el trabajo que desempeñas o el producto que vendes, esto puede jugar en tu contra. Si trabajas en un negocio con el que no tienes ningún tipo de vinculación emocional, al que no te ata nada más que el dinero, es muy difícil que crezcas en él y puede llevarte a una vida de insatisfacción permanente.
  • Otra cosa a tener en cuento es que siempre debes analizar las características de cada idea de negocio antes de decidirte. Analizarlas muy bien porque montar un negocio por encima de tus habilidades o conocimientos puede llevarte al fracaso o a un esfuerzo titánico.
  •  Y por último, atentos y atentas a los cantos de sirena, es decir, mantente alerta cuando escuches hablar de negocios que llevan al éxito inmediato. No hay milagros en los negocios. Si te dejas llevar por lo que el mercado o algún gurú dice a través de las redes sociales estás dando un paso de gigante al fracaso . Deja que tu sentido común decida. No hay atajos en el mundo del emprendimiento, y, por supuesto, si los hubiera, nadie los compartiría en las redes sociales o a través de un webinar.