Entender la productividad

¿Qué es realmente la productividad y cómo podemos ser personas más productivas?
Antes de aprender nuevas herramientas y métodos vamos a conocer la productividad desde una perspectiva diferente, vamos a entender la productividad.

Si aprendes mejor leyendo, aquí tienes la transcripción del video.


¿Recuerdas aquella maravillosa frase de Eduard Punset? La felicidad está en la antesala de la felicidad. La felicidad comienza cuando empiezas a preparar ese viaje, esperas esa visita, la llegada de un bebé, tu primer libro impreso, tu primer prototipo. En el caso de la productividad ocurre algo similar.

¿Por qué no eres tan productivo o productiva como podrías serlo?
Vivimos en una sociedad que distingue y premia la acción inmediata. Se considera un signo de inteligencia el actuar con rapidez ante un problema, un desafío o una tarea pendiente.  Y este es el primero de nuestros problemas para ser más productivos.

¿Cómo afecta a nuestra productividad actuar con rapidez?

1. Dedicamos esfuerzos a actividades equivocadas. Muchas veces pasamos a la acción y empezamos a trabajar sobre algo que no hemos comprendido con exactitud. Al final del día es trabajo perdido.
2. Intentar resolver un problema o un desafió sin detenernos a pensar y examinar con profundidad los hechos que lo rodean suele llevar a un fracaso y a más trabajo. No es productivo.
3.Si te comportas de una manera ansiosa ante un problema caerás en la trampa de dar soluciones que no están validadas y tendrás una alta posibilidad de equivocarte.
4. Es probable que al actuar con rapidez elijas una mala solución que en un futuro inmediato o a medio plazo te creará problemas que nunca quisiste crear.
5.El primer paso para ser productivo es tener claro que toda acción que realice es eso, una acción, y no estar en movimiento sin sentido, haciendo cosas que no te acercan a tus objetivos y solo sirven para que acumules cansancio y te frustres, porque no he entendido lo que se te pedía.
6.Estar ocupado no es ser productivo. Ser productivo es cuando trabajas en actividades y tareas que te conducen a unos objetivos marcados. Estar ocupado es tener una agenda llena que solo te conduce al cansancio y a la pérdida de la motivación y la energía.

¿Cómo romper este ciclo?

Este es el primer paso para ser productivos:
Escucha y confirma que has comprendido el mensaje, lo que se espera de ti y de tu trabajo lo pida un cliente, una situación o un jefe.
– Hay una relación directa entre escuchar y comprender el mensaje y que nuestras acciones tengan éxito y sentido.
– Uno de los problemas que nos impide ser más productivos es que damos por sentado que hemos entendido el mensaje.

Ya sabes, porque llevan desde los años 60 diciéndonoslo, que cuando transmites o recibes un mensaje el 93% de la información que descodificas o codificas es lenguaje no verbal. Es decir, que tus gestos, la distancia con el emisor o el receptor, el tono de tu voz, la velocidad de tu discurso o tu postura son el 93% del mensaje. Lo que dices y las palabras que empleas solo son el 7% restante.

El problema con el lenguaje no verbal es que nos lleva a dar por sentado las intenciones de nuestro jefe o nuestro cliente. Leemos sus rasgos, su tono de voz, algunas de sus palabras y le damos forma al mensaje. Desgraciadamente, esto nos lleva a una mala comunicación total. Algo que ya advertían estos mismos estudios.

Para que leas con fidelidad los gestos de alguien deben coincidir muchos factores, que en el mundo real no suelen coincidir. Por ejemplo, emisor y receptor deben compartir contextos culturales parecidos o iguales, experiencias similares, ideas afines o incluso una inclinación a mostrar las emociones de forma similar.

En un mundo en el que la rapidez ser considera una señal de inteligencia juzgamos y leemos precipitadamente los gestos de los demás. Resultado: no hay una buena comunicación.

En la práctica que supone esto:
– No has comprendido con exactitud lo que tu cliente o tu jefe te ha pedido.
– No has entendido el porqué de la queja o la petición de tu cliente o de un colaborador.
– Tienes problemas con tu equipo, tu proveedor.
– En el campo de lo personal se arrastran estos mismos problemas.

Para ser más productivo es necesario, o al menos recomendable,  confirmar los mensajes que recibimos. Solo hay dos formas de confirmar un mensaje.

Reproducir el mensaje con nuestras propias palabras.
– Hacer preguntas claves como estas para confirmar que el mensaje que me han transmitido ha llegado completo:
“Si comprendo bien lo que quieres que hagamos…”
“Que significa exactamente, cual es la idea de fondo…”
“Específicamente que es lo que se busca…”
“Si he entendido bien…”

  • Confirmando el mensaje conseguirás trabajar en tareas que te acerquen a tus objetivos, por lo tanto, estarás siendo productivo.
  • Si has entendido bien el mensaje y actúas en consecuencia con la información recibida también cabe la posibilidad de que no tomes la decisión correcta o de que no ejecutes con eficacia la tarea. No obstante, sabrás que tomaste la única decisión posible que podías tomar con los recursos e información de la que disponías y eso no es un error, es ensayo-error, el único método que existe para aprender y acertar. Todo es ensayo error no hay nada asegurado, para nadie.

    Ser más productivo empieza en la antesala de la acción. no es algo que se adquiere con herramientas digitales ni con protocolos, que sí ayudan a crear hábitos, pero hace falta tener la actitud correcta, que es aquella que confirma un mensaje antes de empezar a trabajar. La actitud productiva es aquella que te permite trabajar en lo que te acerca a los resultados.

    PRIMER PASO PARA MEJORAR LA PRODUCTIVIDAD CONFIRMAR EL MENSAJE ANTES DE EMPEZAR A TRABAJAR