Evitar los ladrones de tiempo